Ni manzanilla ni pepino: el alimento que te hace despertar con la tripa plana si lo comes por la noche

Lo que se come antes de dormir es crucial para evitar la hinchazón abdominal. Hay ciertos alimentos que no ayudan a la digestión y provocan que al día siguiente nos levantemos con la tripa inflamada. Además, las molestias de esa dolencia impedirá que conciliemos el sueño y despertemos descansados. Por eso, no se recomienda comer ultraprocesados, dulces, lácteos o legumbres por la noche.

También influye cómo comemos. Una masticación lenta favorece una mejor digestión. Y el estrés también repercute en que se nos hinche la barriga. Pero también existen alimentos con el efecto contrario que nos pueden ayudar a despertar con la tripla plana.

Beneficios de tomarlas en la cena

Quizás este beneficio no sea el más conocido de las espinacas, pero los nutricionistas recomiendan incluir esta verdura de hoja verde en tus cenas. No solo son ricas en nutrientes esenciales, sino que también contribuyen a una mejor digestión y una sensación de ligereza al despertar.

Es muy popular por su alto contenido en hierro que sirve para combatir la anemia, ya que es un nutriente esencial para fabricar hemoglobina. Pero el magnesio es el responsable de que nos induzca a la calma y relajación, haciéndolas una excelente opción para antes de dormir. Este mineral mejora la calidad del sueño, favoreciendo una mejor digestión y una tripa más plana por la mañana.

El magnesio mejora la calidad del sueño, favoreciendo una mejor digestión y una tripa más plana por la mañana

Las espinacas también son una fuente importante de proteínas y ácidos grasos de calidad, que contribuyen al bienestar emocional y la salud cerebral.

Mejor crudas

Es preferible consumir espinacas crudas porque se mantienen intactas sus vitaminas y minerales. Cuando se cocinan se pierden parte de sus propiedades, como su alta concentración de vitamina C y betacarotenos, poderosos antioxidantes. Estos antioxidantes protegen la piel, mejoran el sistema inmunológico y previenen enfermedades como la diabetes y la demencia.

Aunque cocinarlas también tiene ventajas. Al cocer las espinacas, se mejora la absorción de minerales como el hierro y el calcio. Además, son muy versátiles y se pueden integrar fácilmente en la dieta diaria. Añadir espinacas crudas a las ensaladas no solo les da un toque crujiente, sino que también aumenta la sensación de saciedad gracias a su alto contenido en fibra y agua. También son bajas en calorías, no contienen colesterol ni grasas, lo que las hace ideales para controlar los lípidos y las enfermedades cardiovasculares.

Para aquellos que prefieren las espinacas cocinadas, una opción interesante es preparar batidos o smoothies caseros con espinacas y una bebida vegetal. Esta combinación aporta una buena dosis de nutrientes, siendo una excelente opción para una merienda o antes de un entrenamiento.

Fortalecimiento

La mente y el cuerpo van de la mano. Al realizar terapias de fortalecimiento tu vida cambiara completamente; te sentirás con mucha más energía y serás más fuerte. En Fisioyak trabajamos con muchisimos atletas de alto rendimiento que requieren dar su maximo desempeño en sus disciplinas, por ello, recurren a nosotros para trabajar el fortalecimiento físico.

× ¡Agenda tu Cita Hoy!